A las chinches de cama (inglés: bedbugs) les encanta acompañarnos en nuestros desplazamientos resultando ser unas excelentes polizonas.